Como hacer una tienda en línea

Hacer una tienda en línea es una excelente idea. El comercio electrónico mantiene una tendencia a la alza, si bien en 2020 por la pandemia se dio un incremento de hasta 300%; para los siguientes años difícilmente alcanzará esas cifras, pero la realidad es que seguirá creciendo y cada vez las ventas por internet serán mayores.

Incluso para el 2025 se calcula que las ventas online podrían representar el 50% del total de lo que se vende en el mundo. Para finales de 2022 el ecommerce de retail generará unos 5,4 billones de dólares a nivel mundial y para 2024 será hasta de 6,3 billones de dólares.

En México, el comercio electrónico superó los 316,000 millones de pesos en 2020, para un incremento de 81% en comparación con el año anterior, lo que representa el 9% de las ventas totales al menudeo.

Así que el potencial de vender en internet es enorme, de ahí la importancia de que tengas una tienda en línea.

9 pasos para hacer una tienda en línea

¿Quieres una tienda en línea? Hazla, pero antes hay tomar en cuenta algunos elementos que se deben considerar, porque a veces se puede pensar que decidirse a tenerla es buscar dónde montarla y listo, pero la verdad es que hay una serie de aspectos que si no se toman en cuenta tu proyecto puede no arrancar.

Por eso hemos desarrollado esta guía con 9 pasos para hacer una tienda en línea, si bien está pensada para aquellos proyectos que van a empezar desde cero, no va de menos que la revises si ya tienes un ecommerce verificar que todo está en orden.

1.- Definir tu modelo de negocio.

Cualquier proyecto o emprendimiento debe tener un orden, si te gana el ímpetu de querer vender online sin tener las bases el camino será más difícil. Necesitas identificar y tener claro cuál será tu modelo de negocios.

El modelo de negocios es la reflexión de cómo operará tu negocio, quizá ya lo tengas y por eso requieres tu tienda en línea. En este tienes que contemplar todos los elementos que requieres para iniciar tu operación y mantenerla.

Qué puedes determinar en esta parte:

  • Cómo quieres que vean a tu empresa.
  • Misión, visión, valores.
  • Qué productos ofrecerás.
  • Los compras de un tercero o los fabricas.
  • Cuáles son tus proveedores.
  • Si tienes inventario.
  • Conoce a fondo las características y beneficios de esos productos.
  • Piensa en qué solucionan tus productos para las personas que los compren.
  • Necesitas identificar tu cadena de suministro: todo lo que necesitas para tener tus productos.
  • Si tienes socios o si ya cuentas con la inversión inicial.
  • Con quiénes trabajas, cuáles son sus roles.
  • Cuáles serán tus gastos fijos.
  • Qué necesitas para operar.
  • Analizar tus fortalezas y debilidades.
  • Definir precios.
  • Tener tu propuesta de valor.
  • Cómo estará registrada tu empresa: razón social.
  • Tu registro como persona moral o física ante el SAT.
  • Identificar a tus clientes.

¿Cómo hacer un plan de negocios?

2.- Conoce a tu audiencia

Es fundamental que sepas a quién le estás vendiendo, cómo son las personas interesadas en comprar tus productos, sus intereses, sus motivaciones y sus hábitos de consumo. Así podrás generar el perfil de tu buyer persona (la persona que te compra) que serán los que guíen tus acciones de comunicación y marketing.

Este punto te ayudará durante toda la operación de tu negocio, el error más común cuando queremos vender algo (independientemente del canal por el que se haga) es no saber quién es nuestra audiencia objetivo. No todos los productos son para todas las personas o si lo quieres de otra forma, las personas necesitan una solución específica para su “dolor”.

Buyer persona

Tener un buyer persona bien definido, es decir, una representación de tu cliente ideal, te ayuda a enfocar esfuerzos, a que no le hables al aire y llegues justo a la persona que necesita de lo que ofreces.

Customer journey

No siempre la misma persona está en modo de compra o preparado para hacerlo, entonces deberás identificar en qué punto del recorrido de compra se encuentra tu cliente.

Embudo de ventas

Necesitas saber cómo es tu embudo de ventas para que puedas atraer tus leads y convertirlos en clientes.

3.- Genera una marca que te distinga

Ya sabes cómo es tu negocio, cuáles son tus productos y quién te compra, ¡perfecto! Ahora es tiempo de que les presentes quién les hablará, es decir, tu marca. No caigas en el error de usar cualquier color y lanzarte a vender porque te perderás en un mar de opciones.

El branding es generar una marca que se distinga para que genere una conexión con su audiencia. Por lo que debes cuidar los elementos que sirven para que te identifiquen. Así que, considera lo siguiente:

  • Nombra tu marca con un concepto claro, llamativo, fácil de recordar, amigable.
  • Establece una línea gráfica y visual: colores, formas,tipografías.
  • Necesitas un logotipo que hable de lo que ofreces y sea visualmente atractivo.
  • Puedes utilizar un slogan o frase que acompañe al nombre de tu marca, ya sabes, como “Just do it”.
  • Genera tu voz de marca, esto es, cómo se expresará tu marca ante su audiencia: tono, qué decimos y cómo lo decimos.

4.- Elegir una plataforma para tu tienda en línea.

Si ves, los puntos anteriores se enfocan en un trabajo previo de mucha reflexión, creatividad y definición. Ahora que ya tienes una personalidad es tiempo de que pienses en montar tu tienda en línea, siempre siguiendo los lineamientos de tu marca, en coherencia con tu modelo de negocios y pensando en tu audiencia.

También será importante en este punto que tengas el dominio de tu tienda en línea, lo puedes adquirir muy fácil en varios sitios. El dominio es el nombre de como se verá la URL en la red, por ejemplo, tutiendaenlinea.com.

Asimismo, tienes que verificar tu hosting, es decir, el servidor donde se hospedará tu ecommerce, por lo general, si haces tu tienda online con algún tercero (programador, agencia) este lo alojará sin que tengas que hacer nada, pero tómalo en cuenta como un punto a tener en mente.

Actualmente existen muchas plataformas para hacer tu ecommerce, muchas realmente intuitivas que no requieren programación, aunque siempre será positivo que te hagas acompañar por alguien que conozca y sepa de esa plataforma para que te evites contratiempos.

Puedes hacer tu tienda en línea personalizada con algún programador, pero es más compleja y costosa, por eso es mejor hacerla a través de alguna plataforma, por ejemplo:

Shopify

Fácil de usar, versátil, no necesitas programación, cuenta con muchas plantillas personalizable, un gran soporte y todo un ecosistema enfocado en que tu tienda venda más.

¿Qué es y como funciona shopify?

Woocommerce

Intuitivo, adaptable y fácil de usar, no requiere programación, es una pluy in de WordPress, lo cual te da una gran versatilidad.

Magento

una plataforma muy robusta, para tiendas con una operación más compleja; requiere programación, pero ya montada su uso es sencillo.

Prestashop

necesita programación para su implementación, pero ya para la gestión de los productos es muy amigable con el usuario.

5.- Destina tiempo y buen gusto para el diseño de tu tienda en línea

Una tienda en línea exitosa combina una trilogía que son valiosas en su conjunto, si uno de estos aspectos falla estarás perdiendo oportunidades: tienes que cuidar el diseño, la funcionalidad y los contenidos.

En el caso del diseño dedícale tiempo, no montes tu ecommerce nada más por tenerlo, piensa en que se vea bien, que sea adecuado para tu audiencia. Una tienda online con un buen diseño genera confianza, es atractiva y propicia que el usuario siga navegando.

Elementos fundamentales para un tienda en línea

Header

es la parte superior del sitio, necesita tener la información de dónde está navegando un usuario. Aquí es importante tener el logo legible y en un lugar que atraiga la atención. Establece el menú o secciones que podrán ver tus usuarios y por lo general puedes incluir íconos de redes sociales y datos como teléfonos o contacto por WhatsApp. También es posible que incluyas el carrito de compras para que esté a la vista del cliente.

Banner principal

es el banner justo abajo del header, lo primero que ve una persona al ingresar, por lo que representa una gran oportunidad para atraer la atención, informar qué ofreces, destacar alguna característica, ventaja o promoción.

Cuerpo

en una tienda en línea por lo general el cuerpo es en sí el catálogo de productos, pero puedes incluir otros bloques o banners sobre categorías de producto, ofertas, etc. Aunque toma en cuenta que lo fundamental es que el usuario vea los productos que está buscando, así que necesitas establecer categorías para facilitar la navegación.

Footer

Es el pie del sitio, donde puedes incluir un mapa de navegación, íconos de redes, contacto, íconos de formas de pago, avisos legales, etc.

Otros aspectos de diseño que debes cuidar:

  • Elementos congruentes entre sí y acorde con tu branding: líneas, formas, colores, los vectores de los íconos.
  • Imágenes con la mejor calidad.
  • Carrito de compras amigable.
  • Favicon (ícono que se ve en la pestaña de los buscadores).

6.- Verifica que tu catálogo sea funcional

Hacemos una mención aparte del catálogo de productos porque es vital para tu tienda en línea, este debe ser sumamente funcional, atractivo e informativo para que la compra se concrete. Más del 60% de las ventas que se pierden en un ecommerce es precisamente por dificultades en la visualización o navegación de tu catálogo.

  • Piensa en la estructura: si te están ayudando a la programación o configuración de tu tienda en línea, verifica todas las posibilidades y piensa como si tú fueras un usuario cuál sería la mejor forma para ver productos, seleccionar y comprar.
  • Necesitas un panel de categorías para facilitar la navegación entre los productos.
  • Todos los productos que subas deben tener su respectiva imagen, el nombre del producto, precio y al darle clic al producto que haya una descripción, características y más vistas u otro dato que ayude a la compra.
  • La posibilidad de enviar al carrito de compra debe estar desde la primera vista, no esperes a que haya un clic para dar esa opción.
  • Cuida que todos los productos tengan descripción y que esta sea concisa, directa, pero atractiva y creativa para llamar la atención.
  • Verifica que toda la información esté completa y si tienes productos que varían entre sí que el usuario pueda elegir el color, talla, etc.
  • Es importante que los precios siempre estén visibles y no haya engaños o precios incorrectos.
  • Cuida tu stock, necesitas tener en inventario de lo que ofreces para no fallar en las entregas, si un producto se agota puedes dejarlo presente en tu catálogo, pero agregando una leyenda visible y que resalte que indique precisamente que ya no lo tienes en existencia.

7.- Piensa en una logística eficiente de tu tienda en línea

Este punto corresponde a la parte de la funcionalidad que mencionamos en la trilogía, es decir, la usabilidad o facilidad de navegación para el usuario y los procesos en la experiencia de compra. Es una parte medular para garantizar una operación eficiente de tu tienda en línea.

¿En qué te debes fijar? En todo aspecto que permita un flujo adecuado desde que un usuario ingresa a tu sitio, mira productos, decide, compra y recibe su mercancía.

  • Que todo tenga un funcionamiento y un sentido.
  • Cuando hagas clic que sí vincula hacia algo.
  • Que haya información actualizada.
  • Un catálogo eficiente para navegar.
  • Que funcione el carrito de compras.
  • Versatilidad en métodos de pago y que estos sirvan y sean fácil de operar para el usuario.
  • Informa si hay comisiones en pagos o envíos.
  • Verifica cómo será tu proceso de entregas y si tienes varias opciones.
  • Cumple con tus tiempos de entrega.
  • Cómo será tu proceso para empacar productos.
  • Cómo podrán facturar tus clientes.
  • Tus procesos de devolución.
  • Trata de dar claridad en todo momento, incluso puedes hacer que el usuario pueda dar seguimiento de su pedido e informar en qué etapa está su pedido.

Verifica también los aspectos técnicos de la tienda en línea, que son propios de la plataforma que elegiste y cómo se configuró:

  • Que todo esté en orden con tu dominio y tu hosting.
  • Cuida que no haya enlaces rotos.
  • Que tu sitio cargue rápido y no se pausé mientras navegas en él.
  • Navega continuamente para probar cada rincón y así descartes páginas con error.
  • Verifica que los formularios funcionan (sea de contacto, de compra, de duda o si tienes una suscripción a un boletín o newsletter).
  • Haz una compra y verifica que todo opera óptimamente.
  • Si tienes registro de clientes, que puedan ingresar a sus cuentas.
  • Que puedan sumar y eliminar productos al carrito de compras sin problema.
  • Configuración del idioma y si usarás más lenguas, así como los tipos y conversiones de monedas.
  • Activa el SSL para encriptar y proteger información de valor.
  • Que el formato y el peso de las imágenes sea el adecuado.

8.- Desarrolla contenidos estratégicos

Este es otro elemento de la trilogía para una tienda en línea efectiva. Todo lo que esté en tu ecommerce comunica, por lo que debes cuidar que comuniques con estrategia y esto lo logras pensando en contenidos que vayan enfocados hacia tu audiencia.

Haz un estudio de palabras clave, verifica lo que hace tu competencia (benchmark), analiza cuáles son las intenciones de búsqueda y respóndelas con la información que agregues a tu ecommerce.

Estos son algunos puntos que debes tener en cuenta:

Home

Aunque aquí está dominado por el catálogo de productos, debes incluir contenidos que atraigan a los usuarios, que les dé confianza y que detonen impulsos de compra. Estos contenidos van en los banners y bloques en la página inicial que el usuario ve.

Secciones

Aunque se recomienda que un ecommerce no tenga tantas secciones como un sitio web, hay alguna información que puede ayudar a la decisión de compra., por ejemplo, un perfil de la empresa o la marca, un blog (que será parte de los aspectos que veremos más adelante en Marketing), y una sección de preguntas y respuestas que siempre te ayudará.

Avisos legales

Como aviso de privacidad o términos y condiciones.

Testimonios o reseñas de clientes

Sobre su experiencia en tu tienda en línea o con los productos que adquirió contigo.

Utiliza diversos call-to-action (CTA)

Es decir, llamados a la acción para que guíes al usuario hacia una acción concreta, por ejemplo, compra, adquiere, aprovecha, suscríbete, etc.

Marketing de contenidos para tu tienda en línea

9.- El marketing digital como tu mejor aliado

Un ecommerce por sí mismo no venderá, necesitas hacerte visible, atraer a las personas, generar una comunidad y convertirlos en clientes. En esto te ayudará el marketing digital, ya que tendrás estrategias enfocadas hacia tu audiencia y podrás generar diferentes campañas para posicionar tu tienda en línea y vender más.

¿Qué puedes hacer con el marketing digital?

  • Establece los canales de contacto con tu audiencia.
  • Genera contenidos para atraer tráfico hacia tu tienda online.
  • Usa tus redes sociales para impulsar el tráfico hacia tu ecommerce.
  • Realiza artículos de blog para posicionarte en los buscadores.
  • Crea e interactúa con una comunidad.
  • Genera dinámicas, promociones u ofertas.
  • Mide resultados y optimiza tu ecommerce.
  • Usa códigos de tracking con Google Analytics.
  • Realiza publicidad digital.
  • Invierte en tráfico de pago, pero de forma estratégica.
  • Implementa un chat en vivo o un chatbot.
  • Haz un newsletter semanal o mensual.
  • Impulsa tu tienda en línea con el email marketing.

Además necesitas hacer una estrategia SEO para considerar elementos que te ayudarán a ganar posiciones en los buscadores:

  • Cuida los títulos SEO de los productos (máximo 70 caracteres)
  • Las descripciones de productos que sean máximo 320 caracteres.
  • Usa keyword en nombre, descripción y URL de productos.
  • Cuida las meta-descripciones.
  • Utiliza URLs claras y breves.
  • Utiliza alt text para las imágenes.

Cuando ya esté en marcha tu tienda en línea necesitas medir cómo va resultando toda acción que hagas para promoverla, de esta forma sabrás si un banner está funcionando, si tus artículos de blog atraen, si tu sección de preguntas frecuentes ayuda a los usuarios, además puedes medir qué días vendes más, cuáles productos, etc. Todos los datos que recopiles te ayudarán para saber qué puedes mejorar, que debes evitar y qué replicar, eso es optimizar tu ecommerce.

Ahora ya sabes qué necesitas para tener una tienda en línea eficiente, parece una gran lista, pero recuerda que mientras más orden tengas, mientras cimentes bien las bases y desarrolles una estrategia tendrás mayores oportunidades de generar ventas.

¿Necesitas ayuda con tu tienda en línea?

En CBI Market somos una agencia de marketing especializada en comercio electrónico y shopify partner ¡Para nosotros sería un placer ayudarte!

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.